29 marzo 2010

El Perdón

Cuando tuvimos la suerte o la desgracia de nacer en este país, por el hecho en sí fuimos adoptados dentro de la fe católica, apóstolica y romana y se nos enseño que el buen cristiano tenía que aprender a perdonar a sus enemigos y a aquellos que cometían un/os pecado/s.
Tal hecho es digno de encomio, por que saber perdonar nos abre un camino de convivencia y evita odios, pero surge un pequeño problema: ¿se merece todo el mundo el perdón?.
Veamos algunos ejemplos:
  1. Si tú lector cometes un error punible, digamos que te saltas un stop, todos reconecmos la falta y te perdonamos pero para que no se te olvide te ponemos una multa y si eres muy reincidente podrías ir a la carcel donde ya hay muchos conductores por reincidencia y peligrosidad. Hasta aquí creo que todo es correcto pero si en vez de hacer esto, decides por tu posición aligerar un poco bastante las arcas públicas del estamento donde estas, no tienes problemas ni te hace falta el perdón, tan solo con decir que ha debido ser un malentendido o una equivocación estas absuleto y además te dejan la posesión de lo que por equivocación te has llevado, Creo que en este caso deberías de ser tratado de culpable y también pagar tu multa y devolver lo que no era tuyo. Eso sería de justicia pero en nuestro esperpento jurídico nacional no ocurre desgraciadamente y estos señores se van con la absolución completa. ¿No falla algo?.
  2. Ayer domingo leo unas declaraciones, ya reincidentes, en la que el máximo representante de Dios "versión apóstoloca romana" intenta encubrir de nuevo a esos buenos sacerdotes que por un mal pensamiento, que en algunos casos ha durado toda una vida, se han dedicado a la violación sistemática de jóvenes amparados en una total impunidad por el silencio de los que lo sabían y podían haberlo evitado y ahora ese máximo representante nos pide que perdonemos y olvidemos, creo que ese máximo representante debería de estudiar más profundamente su libro sagrado donde dice:
    Profésanse conocer á Dios; mas con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados para toda buena obra. Tito 1:16
    Porque lo que estas personas han hecho también tiene su condena en el mismo libro y dicho por la persona que dicen seguir por que es la voz de Dios:

    Cualquiera que haga pecar a uno de estos pequeñitos que creen en Mí, mejor le fuera si le hubieran atado al cuello una piedra de molino de las que mueve un asno, y lo hubieran echado al mar. Marcos 9:42
    Son cosas que no entiendo, ni por qué los miles de millones que profesan esa fe no piden de verdad justicia contra esas personas y contra quienes les protegen, porque si no lacen ellos también serán complices de ese tremendo esperpento moral que se sigue haciendo contra muchos jóvenes por las personas que les deberían de ayudar a formarse de una manera equilibrada en respeto hacia todos los demás.
Creo que es realmente indignante el uso conveniente del perdón que realizan los poderosos para su propia inmunidad y creo que es nuestra obligación de unirnos en la denuncia de esos actos esperpénticos si realmente queremos llegar algún día a vivir de forma decente y feliz todas las personas que habitamos este planeta por que, desgraciadamente, aún nos toca vivir dentro del esperpento de la justicia, y peor aún, con el odio que los representantes, que dicen ser de Dios (en todas las religiones), nos inculcan para su propio beneficio y eso creo que es un ESPERPENTO MUNDIAL.