30 marzo 2010

El Control

Desde los tiempos más antiguos a la humanidad les ha gustado compartir, uno de los rasgos más conocidos del compartir es la hospitalidad a la que la Real Academia de la Lengua define como:

Buena acogida y recibimiento que se hace a los extranjeros o visitantes.


Normalmente lo hacían con techo y provisiones pero además compartían sus conocimientos y noticias, es decir, intercambiaban cultura y eso hacia crecer a las personas al darle mayores perspectivas y esperanzas.
Estos días se está celebrando en Barcelona El Foro Europes de la Industria Cultural y tratan de ver como regulan el intercambio cultural que se desarrolla en Internet. Sí, habeís leido bien, yo no califico las descargas P2P como piratería, aunque en algunas ocasiones sí lo sea, ya que la mayoría de los usuarios de la red no descargan por ánimo de lucro sino por el deseo de conocer y aprender, por ese mitvo lo llamo intercambio cultural.
Toda nuestra historia está llena de tenebrosas historias por el comtrol del conocimiento y por el egoísmo de unos pocos adalides de la ultradefensa cultural. Durante los periodos oscuros de la Edad Media las clases gobernantes y religiosas defendian a ultranza que no se difundieran ni el conocimiento ni la cultura, e intentaban que la plebe no supiera ni leer; de hecho, uno de los libros más perseguidos por uno de los adalides de la protección de la cultura -La Iglesia Católica- usó su poder creando una salvaje Inquisicón con la que perseguía las traducciones de la Biblia a las lengusa vernáculas del pueblo, quemando vivos a traducturos y editores, quedandose además con sus bienes.
Desde que Internet vió la luz se ha convertido en el mayor difusor de la cultura que hemos tenido en toda nuestra historia. Esta difusión de la cultura nos engrandece a todos como individuos y nosotros, que tenemos la suerte de vivir en un país con muchas libertades, quizás no le demos la importancia que tiene, pero, poneos en el caso de  países donde las libertades están restringidas y su forma de vida es aterradora comparada con la nuestra, está cultura que les llega por la red les da fuerza y esperanza por que ven que hay algo mucho mejor, aunque no perfecto, que lo que tienen a su alrededor.
Este intercambio también nos sirve para poder expresar libremente nuestras opiniones y compartir nuestras esperencias y puntos de vista con una gran cantidad de personas, repartidas por todo el mundo, con las que, sin este medio, no lo habríamos hecho nunca. Ahora sin embargo, nos encontramos con que los que creen que la cultura es suya porque representan a una industria, pueden controlar este medio y llenarlo de compartimentos estancos, restringiendo ese flujo de conocimiento e intercambio de cultura.
Convocados por nuestra cinéfila ministra de cultura intentan crear un marco legal para recortar nuestras libertades y violar nuestras comunicaciones en el nombre de los derechos de autor. según cita el diario "El Pais", la subsecretaria de Cultura, Mercedes Elvira del Palacio, dijo: "Nadie invertirá en una industria que se apoye en el gratis total. No hablamos de controlar la Red, sino de retribuir de manera justa a los trabajadores del sector". Es cierto que el todo gratis no da el valor a las cosas que se merecen, pero la señora subsecretaria no ha contemplado que no es solo coger, que el ánimo que más abunda en la red es el de COMPARTIR y compartir también significa el participar o crear algo, es decir, que también somos autores al crear con nuestra cesion de conocimiento a una sociedad mejor.
Menos mal que aún hay cabezas que piensan, y bien, como el querido Eduard Punset, que contestó a la minsitra los siguiente: "El problema de Internet es que las ansias de impulsarlo crearán la tentación de controlarlo. Pasó con las mujeres o con los hijos, cuando pensábamos que eran de nuestra propiedad. Espero que no nos pase lo mismo". Esto que apunta el Sr. Punset yá está pasando, puesto que, como imagino que sabéis, ya hay gobiernos que espían las comunicaciones de sus ciudadanos con los protocolos P2P, y eso es una violación de uno de los derechos fundamentales del hombre moderno: EL SECRETO DE LAS COMUNICACIONES . . .  y ESO SÍ  que es un ESPERPENTO MUNDIAL.
Estemos atentos queridos amigos, ya nos pusieron un canón por el derecho a copia privada, con la qué según esos adalides del derecho de autor quedaban pagados por las descargas de copias de seguridad que se pudieran hacer, pero aún quieren más y empezaron a poner cánones para diversos componentes electrónicos que pudieran almacenar o preproducir cualquier motivo de multimedia; pero aún quieren más, e intentarán cobrarnos más impuestos en vez de pensar que los tiempos y las formas han cambiado y cambiar su obsoleto modelo de negocio, aunque algunos lo que han hecho, siendo autores, es crear se pensiones especiales de 24.900€ al mes y a continuación despedir a los sufridos administrativos de los de 700€ al mes, porque no hay dinero . . .  y esto si que es un auténtico ESPERPENTO NACIONAL.
Si tanto quieren controlar ¿por qué no controlan estos abusos? Que ocurre ¿qué el control es tan solo para los sufridos 700/1000 euristas? . . . Esto también es un ESPERPENTO NACIONAL.