10 febrero 2010

Strange Fruit - 1939 - Abel Meeropol - Billie Holiday

      Me inventaría mil historias sobre un voz susurrante que desafía al odio relatando la fantasmagórica visión de carbonizados cuerpos oreándose al sol entre dulce olor de  magnolio, sacrificados en aras del dios de la estulticia.
      Me agradaría recrear una presencia femenina que va desgranando el terrorífico escenario de la intransigencia . . . pero resulta que ya está todo hecho, la impresionante canción que oí cantar a la Holiday, tiene una sugerente historia detrás.
     Si se puede conceder crédito a lo expuesto en la Wikipedia, poema y música tienen la autoría de un americano muy poco común que, por camaradería, hasta acabó adoptando a los hijos de unos amigos caídos en desgracia.
     Mejor os traslado el artículo, comenzando con el poema y tres versiones de la canción. Abre Cassandra Wilson.
     es una bonita historia.
Extraña Fruta
     Los árboles del Sur producen extraños frutos,
Sangre en las hojas y sangre en la raíz,
Cuerpos Negros balanceándose en la brisa del sur,
Fruta singular colgando de los álamos.
     Escena pastoral del sur galante,
Los ojos desorbitados y la boca torcida,
Aroma de las magnolias, dulce y fresco,
Y el repentino olor a carne quemada.
     Aquí hay frutos para que los cuervos arranquen,
Para que la lluvia reúna, para que el viento succione,
Para pudrirse al sol, goteando de los árboles,
Aquí hay un extraño y amargo cultivo.


Strange Fruit
Southern trees bear strange fruit,
Blood on the leaves and blood at the root,
Black bodies swinging in the southern breeze,
Strange fruit hanging from the poplar trees.
Pastoral scene of the gallant south,
The bulging eyes and the twisted mouth,
Scent of magnolias, sweet and fresh,
Then the sudden smell of burning flesh.
Here is fruit for the crows to pluck,
For the rain to gather, for the wind to suck,
For the sun to rot, for the trees to drop,
Here is a strange and bitter crop.

 

Strange FruitDe Wikipedia, la enciclopedia libre






"Strange fruit"
 
("fruta extraña")

se refiere

a los 

ahorcamientos

de negros.


    

    


      Strange Fruit (en inglés Extraña fruta) es una pieza musical de 1939 de la cantante afroamericana Billie Holiday que se hizo mundialmente famosa. Compuesta y escrita por Abel Meeropol, la canción fue una de las obras de arte que con más fuerza predicó contra los linchamientos en los estados del sur de los EE. UU. y uno de los primeros lemas del movimiento por los derechos civiles estadounidense. La expresión Strange Fruit se estableció como símbolo de los linchamientos.
     En la canción se habla del cuerpo de un negro que cuelga de un árbol. La letra obtiene su fuerza emocional de confrontar la imagen bucólica del sur tradicional con la realidad de los linchamientos. En la segunda estrofa, por ejemplo, se dice:    “Pastoral escena del galante sur/los ojos abultados, la boca torcida/el aroma de las magnolias, dulce y fresco/y de pronto el olor de la carne quemada.”

Trasfondo

     Hacia el final de la esclavitud y la reconstrucción el racismo en Estados Unidos era un fenómeno cotidiano. La Corte Suprema de los Estados Unidos aprobaba la separación racial bajo la máxima separados, pero iguales, pero en la práctica era infrecuente que se diese el pero iguales. Según las conservadoras estimaciones del Tuskegee Institute, entre 1889 y 1940 se lincharon 2 833 personas, el 90% de las cuales en los estados del sur y cuatro quintos eran afroamericanos. A menudo no era necesario que la causa fuera un crimen, como dijo apropiadamente Emmet Till para que los negros no se insubordinasen como fundamento. En 1939 se produjeron tres linchamientos y una encuesta en el sur mostró que seis de cada diez blancos aprobaban la práctica de los linchamientos.
La cantante: Billie Holiday
     Billie Holiday, tras pasar una triste juventud, en 1939 había grabado con Count Basie, Glenn Miller y Artie Shaw y ya vendía bien y era una buena cantante de música de entetenimiento. A sus 24 años se iniciaba en la Café Society, cuando en un Hotel de Nueva York—que tenía el apropiado nombre de Abraham Lincoln—la obligaron a usar el montacargas. Había estado en su vida incontables veces expuesta al racismo. Su padre murió en 1937 porque todos los hospitales se negaron a tratar a un afroamericano. Ella dijo a este respecto: No le mató la neumonía, le mató Dallas.
      La canción estuvo en el cancionero de Holiday desde entonces. Aunque era conocida como una elegante cantante de jazz y como una intérprete de blues con fuerza, fue Strange Fruit la canción que le reportó fama mundial. La imagen pública de Billie Holiday y la canción se fundieron: ella ya no era sólo una mujer que seducía al público, era capaz de convulsionarlo.
     Algunos conocidos alegaban que ella no era una intelectual y que no sería capaz de entender el nivel de abstracción de la canción. Esto parece sin embargo increíble, viendo su interpretación; pero también a causa de los linchamientos que ocurrían en el tiempo, que hacían improbable que una negra no pudiera comprender la canción. La propia Holiday quería que las últimas palabras de la canción, Bitter Crop (Cosecha amarga), se incluyesen en el título de su autobiografía, pero el editor dijo que no era posible.
El compositor y letrista: Abel Meeropol

     Abel Meeropol era un profesor judío de origen ruso afiliado al Partido Comunista de los Estados Unidos. Vio una foto de los linchamientos de Thomas Shipp y Abram Smith, que según su testimonio le persiguió durante todo el día y no le dejó dormir. Entonces escribió el poema Bitter Fruit, que publicó bajo el seudónimo de Lewis Allan en la revista New ork Teacher y en el diario comunista New Masses. Más tarde musicó el poema en la canción Strange Fruit. La presentación de la canción la realizó la mujer de Meeropols en la asamblea de profesores de Nueva York. Strange Fruit se popularizó entre los círculos de la izquierda estadounidense. Barney Josephson, el propietario del Café International, la escuchó y contactó con Meeropol y Holiday. Aunque Meeropol escribió más adelante otras canciones, incluido un éxito de Frank Sinatra, siempre se sintió especialmente vinculado sentimentalmente con Strange Fruit.
     Sin embargo, en su autobiografía Lady Sings the Blues, Billie Holiday sugiere que fue ella, junto con Lewis Allan, su acompañamiento Sonny White y Danny Mendelsohn, la que musicó el poema, afirmación que fue desechada por David Margolick y Hilton Als en Strange Fruit: The Biography of a Song como “un testimonio que puede establecer un récord de mayor cantidad de desinformación por pulgada”. Cuando se le preguntó por esto, Holiday, cuya autobiografía en realidad había sido escrita por William Dufty dijo “yo nunca leí ese libro”.
Café Society
     El Café Society era un Club de los intelectuales liberales y de izquierda en la Bohème de Nueva York de la Greenwich Village. Aunque era sobre todo visitado por blancos, acudía un público mixto—fue de los primeros clubs de fuera de Harlem en los que se atendía por igual a blancos y a negros. El propietario, Barney Josephson, era un vehemente partidario de la integración racial, así como del buen jazz y la buena conversación.



Billie

Holiday

fotografiada por
 
Carl van Vechten.







La Interpretación
     Holiday dudó al principio sobre si incluir Strange Fruit en su programa. Tras las primera actuación el público quedó en silencio en el Café Society, tras lo que empezaron, al principio dubitativos para ir cobrando fuerza, los aplausos.
     Las canciones que hasta ese momento habían cantado el poema lo habían hecho bien como canto de batalla o recitadas con un patetismo a menudo exagerado. Billie Holiday, en cambio, la transformó en un discurso inmediato y de mucha fuerza. La biografía de Holiday remarca: “en muchas versiones se tiene la emoción de una excelente representación de una excelente canción; cuando Billie cantaba se tenía la emoción directamente de los pies del árbol”. Esta interpretación llegaba tanto a los grandes auditorios como a los pequeños y más allá de los círculos afines. En consecuencia ayudó a concienciar a grandes masas de población de los horrores de las relaciones entre blancos y negros.
     Strange Fruit era la canción con la que cerraba su actuación Holiday. Se apagaban todas las luces excepto por un foco dirigido a la cantante, que iniciaba de la actuación con los ojos cerrados. Inmediatamente tras finalizar la actuación desaparecía del escenario. Después llegaba la calma sin música para dejar claro que la actuación había acabado.
      Holiday sólo cantaba la canción en los bises de clausura: de la misma forma que se la cantaba a un público con el que simpatizaba, como para provocar a otro público cuyas ideas rechazaba. Escribió en su autobiografía “Esta canción consigue que la gente que está en orden se separe de los cretinos y los idiotas”. En los estados del sur, donde de por sí actuaba poco, cantó la canción aún más raramente, pues sabía que causaba irritación. En Mobile, Alabama fue perseguida hasta salir del estadio sólo porque intentó cantar la canción.


http://es.wikipedia.org/wiki/Strange_Fruit
Y por fin, Strange Fruit en directo, Billie Holiday